Dr. Andrés Matos Sena

Sus memorias

Relevancia de los Sistemas de Aprendizajes Abiertos

Antes de poder empezar a examinar la relevancia de los sistemas de aprendizajes abiertos en relación con los problemas educativos, es necesario describir lo que quiero significar con estos términos. ¿Qué es un sistema de aprendizaje abierto? ¿Qué especie de problemas educativos debemos afrontar en varias partes del mundo?

¿Qué es un sistema de aprendizaje abierto?

Imagino que la expresión “sistema de aprendizaje abierto” tuvo su origen en un intento de explicar el contraste con el sistema formal tradicional de educación que tenía lugar detrás de las puertas cerradas del aula. Sin embargo la selección de la expresión, aunque señalaba el contraste, hacía poco o nada por determinar las características que tipificarían un Sistema de Aprendizaje Abierto.

En su discurso inaugural Lord Crowther, el primer Canciller de la Universidad Abierta, en Inglaterra, la describió como “abierta” en cuatro sentidos: en cuanto a la gente, en cuanto a los lugares, en cuanto a los métodos y en cuanto a las ideas. La Universidad Abierta no exigiría calificaciones de admisión; cualquiera podría hacer la prueba y sólo el fracaso en un avance adecuado sería un obstáculo a la continuación de los estudios.

La Universidad Abierta no tendría un “campus” central para sus estudiantes: estudiarían en cualquier parte del país. La Universidad Abierta no dependería de las conferencias tradicionales y clases tutoriales, sino que utilizaría todos los medios tecnológicos disponibles de comunicación entre participantes y facilitadores. La Universidad Abierta no se vería circunscrita en su selección de programas de enseñanza dentro de los límites de las disciplinas establecidas, sino que ofrecería cursos “multimedia” y multidisciplinarios, que exploraran nuevas ideas de significación global. Esta es la visión de un Sistema Abierto de Aprendizaje.

La Universidad Abierta no es en modo alguno el único Sistema Abierto de Aprendizaje en desarrollo en todo el mundo. Otras visiones llevaron a otros tipos de sistemas totalmente diferentes. Todo este campo ha sido revisado por Mackenzie, Postgate y Scupham en su libro “Open Learning”.

Como resultado de sus estudios identificaron lo siguiente como criterios de trabajo para decidir qué era un Sistema Abierto de Aprendizaje:

a) Estudiantes no adecuadamente atendidos en el momento actual por una y otra razón.

b) Cursos fuera de la educación formal a tiempo completo, que estuvieran relacionados con algún objetivo nacional importante y que tuvieran una adhesión substancial.

c) Sistema de aprendizaje con algunos elementos de novedad, bien en cuanto a currículo, organización, ofrecimiento del curso, evaluación o apoyo.

d) Logro que condujera a alguna calificación reconocida.

e) Eficacia, intentando alguna forma de evaluación más allá de la obtención de un grado o certificado de estudios.

Los sistemas abiertos fueron diseñados para personas adultas y “viejas” excluidas del saber. El adulto era visto como un desecho no reciclable. Hoy las cosas son de otro modo.

La expresión de que “loro viejo no aprende a hablar” ya quedó para las curiosidades de la tradición, puesto que está firmemente comprobado que el ser humano aprende desde el momento en que la primera ráfaga de aire entre en sus pulmones hasta que deja de respirar. Estamos aprendiendo durante toda la vida. Esta es una verdad.

Y la otra verdad, también aceptada, es que no aprendemos igual en las distintas edades de nuestra vida.

Aun cuando existen algunos elementos comunes entre un niño de seis años y un adulto de veinticinco, lo cierto es que entre ellos existen diferencias importantes en cuanto a sus aprendizajes. Por citar algunas: difieren sus motivaciones, tienen distinto peso sus riquezas de experiencias, son diferentes su memoria y los mecanismos de relaciones, varían sus percepciones y sus intereses sobre los campos de aprendizaje. Y todas estas diferencias señalan también la necesidad de diferentes métodos, cuando se trata del aprendizaje realizado por un niño o adolescente, o del emprendido por un adulto.

Si la enseñanza- aprendizaje del niño y el adolescente se rige por los principios y los métodos pedagógicos, es lógico pensar que el aprendizaje del adulto obedezca a los principios y métodos andragógicos.

Hasta ahora hemos mantenido una práctica que debe desaparecer si queremos ajustar la acción docente a las leyes científicas: los planes y programas de estudio, las relaciones docente- alumno, los materiales de apoyo y la tecnología creados para la educación de los niños, los usamos sin ajustes ni cambios en la educación de los adultos. Una elemental regla de respeto a su condición exige que al adulto se le trate como tal, con un método horizontal, de igual a igual. Es decir el método andragógico.

Si recordamos nuestro paso por la escuela, el liceo y la universidad, notaremos que el proceso enseñanza- aprendizaje tuvo siempre un solo sentido: vertical, de arriba abajo, de docente a alumno.

Este sentido se mantiene durante los 17 años que el participante permanece atendido por el sistema educativo pedagógico donde el denominador común en las técnicas empleadas ha sido que el docente pida al alumno que aprenda lo que él le enseña, en los textos que él le indica y use esos conocimientos con el mismo vocabulario que él emplea. Estas técnicas pedagógicas, deficientemente usadas, hasta con los estudiantes adultos de las universidades, crea en el aprendiz una dependencia del docente, absoluta y perjudicial.

Pedagogía y Andragogía cubren dos etapas del aprendizaje que adquiere en su vida el ser humano, cada una con sus características propias. Lo lógico es que tomemos en cuenta los tipos de motivaciones, las formas y técnicas de aprendizaje, el tipo de nivel de los contenidos y el modelo de relaciones docente- estudiante cuando preparemos y ejecutemos programas de educación.

No debemos seguir pedagogizando la educación de los adultos; ni es apropiado decir que la circular dirigida por un jefe de empresa a sus empleados tiene un “alto sentido pedagógico”. Si no estamos acostumbrados al término “andragógico”, es mejor decir que la circular tiene un “alto sentido educativo”, para no pronunciar un disparate.

Preciso y justo es que la humanidad cuente ya con una oferta académica revolucionaria en sus diferentes niveles y modalidades educativas, “que le ofrezca a cada ciudadano la oportunidad de dirigir su propio destino en un mundo en que la aceleración del cambio, acompañada del fenómeno de la globalización, tiende a modificar la relación de hombres y mujeres con el espacio y el tiempo. La Educación a lo largo de la vida representa para el ser humano una construcción continua de sus conocimientos y aptitudes y de su facultad de juicio y acción para “saber hacer”, “saber ser” y “saber vivir”, dice la UNESCO a través del estudio de Jacques Delors: La Educación Encierra un Tesoro.

Continúa la UNESCO diciendo: “La educación de adultos adopta diferentes formas, dentro de ellos los sistemas de aprendizaje abiertos y la formación a distancia”. ¿Qué nos plantea esta diferenciación entre sistemas de aprendizajes abiertos y formación a distancia?

Plantea que los sistemas de aprendizaje son abiertos porque:

1) no son intramuros, no precisa de aulas convencionales;

2) Se liberan de tiempo y espacio (horarios libres), ya que los aprendizajes son posibles en cualquier ambiente satisfactorio;

3) No hay límite de edad, raza y credo;

4) El participante (alumno) decide su propio ritmo de aprendizaje, con la elección de su carga académica;

5) Porque se fundamenta en un contrato de aprendizaje tripartito (Institución - participante y facilitador) donde cada uno tiene claramente establecidas sus responsabilidades;

6) Los métodos y las estrategias son libres;

7) Se evalúa el desempeño y la eficiencia y no el “aprender a aprobar pruebas”;

Importa el “aprendizaje significativo”, no la forma como es adquirido, agregamos nosotros.

Los aprendizajes abiertos (Open Learning) plantean la necesidad y obligación que tienen las naciones de asegurarle a cada ciudadano su derecho a educarse hasta el límite de su capacidad y así podremos proclamar que sólo una población que se siente lograda en sus aspiraciones educacionales puede sentirse satisfecha y sin resentimientos.

La Universidad Abierta ha sido concebida como un instrumento de reivindicación social de la población adulta poseedora de una gran reserva de capacidad académica potencial que nunca ha sido plenamente desarrollada, debido básicamente, a que en la educación tradicional sólo diseñaban planes de estudios a tiempo completo, para personas que no trabajan.

Así el adulto quedó rezagado. Su deber como cabeza de familia lo obligó a trabajar a tiempo completo. Esta situación lo dejó por siglos sin otra alternativa para formarse académicamente e impedido de crecer.

Como un acto de justicia reparadora, el subsistema de Universidades Abiertas le abre sus puertas, por las noches, por las tardes, por los días feriados o en fines de semana, mediante la aplicación de técnicas y estrategias innovadoras.

Si queremos ajustar la acción docente a las leyes científicas, es tiempo ya de que los planes y programas de estudio, las relaciones maestro- alumno, los materiales de apoyo y la tecnología creados para niños y adolescentes, dirigidos con métodos pedagógicos, sean superados y abramos las puertas a los excluidos aplicando métodos y principios andragógicos.

En el sistema pedagógico el docente pide al alumno que aprenda lo que él enseña, (relación vertical); en el sistema andragógico el facilitador o tutor orienta el proceso de aprendizaje (relación horizontal) sin imponer verdades o resultados.

La Universidad Abierta prioriza como estrategia la educación a distancia, en sus modalidades semipresenciales y libres, ya sea con sistemas remotos o virtuales.

La educación a distancia proporciona material instruccional a través de los diferentes medios de comunicación más apropiados y avanzados. Por tanto, las limitaciones que le imponen los sistemas convencionales a través de los organismos estatales, es una prolongación de su irracional resistencia al inevitable cambio.

Valga esta exploración para definir a la Universidad Experimental Félix Adam (UNEFA) como una Universidad Abierta que aplica la Metodología Andragógica.

UNEFA es una universidad que se enmarca dentro los siguientes principios filosóficos:

a) Cada ser humano es uno e irrepetible; por tanto, cada quien tiene derechos naturales adquiridos, como el derecho a la educación, que le son irrenunciables;

b) Toda persona mayor de edad tiene los mismos derechos que cualquier ciudadano, de acuerdo a sus talentos y sus virtudes;

c) La libertad académica convierte a la Universidad en conciencia crítica de la sociedad, por tanto es a ella a quien le corresponde ser paradigma y referencia para la construcción del porvenir;

d) Los dominios de las ciencias deben fortalecer cada vez más el poder espiritual para no caer en el cautiverio del Magíster dixit, frente a la demanda cada vez más exigente del hombre de hoy de comprender el sentido oculto de las cosas.

e) Las estrategias cognoscitivas deben favorecer el aprendizaje que esté libre de toda contaminación ideológica y que sólo la verdad sea el elemento focalizador de todo esfuerzo científico.

f) La Universidad UNEFA proclama que donde quiera que haya una persona con deseos de aprender, allí estaremos defendiendo ese derecho inalienable.

Para hacer posible estos principios la UNEFA considera en su oferta académica cuatro programas básicos.

1- Estudios Universitarios Abiertos Supervisados (EUAS) que se desarrollan mediante la estrategia semipresencial, donde se asiste una vez por semana.

2- Acreditación del Aprendizaje por Experiencia (PAAPE) donde se evalúan las experiencias del participante debidamente fundamentadas que tengan nivel superior;

3- Programa de Estudios Libres (ELI) donde el participante cursa dos cuatrimestres en el EUAS y realiza los restantes estudios a distancia, debiendo asistir a las evaluaciones finales y a los talleres especiales.

4- Educación Permanente, que es una oferta académica no conducente a grado, pero si a créditos, reservada para profesionales o participantes avanzados que estén inscritos en las Universidades Nacionales.

En la UNEFA preferimos ser reconocidos como una institución grande moral y académicamente y no por la cuantía de sus participantes ni por el número de graduados. Preferimos poco, pero bueno.

Caminamos seguros, a pasos firmes, sin apresurarnos ni detenciones exageradas.


Dr. Andrés Matos Sena.

Universidad UNEFA, todos los derechos reservados. | Calle Salvador Espinal Miranda #6 Mirador Norte, Santo Domingo, R.D. | Tel.: (809) 530-0224.